El uso de los serums o sueros faciales

El uso de los serums o sueros facialesCuando nos ponemos en la tarea de buscar tratamientos de belleza que nos ayuden a mejorar el aspecto de nuestra piel, son amplias las posibilidades que el mundo de la cosmética tiene para ofrecernos.

Pensados para iniciar su uso a partir de los 25 años, los serums o sueros faciales son una especie de cóctel de rápida absorción que ayudan a combatir la flacidez y toda la gama de condiciones faciales que llegan con la edad.

Con la aplicación de  entre dos y cuatro gotas de este producto con la yema de los dedos, tendremos resultados evidentes, pues sus propiedades  van desde provocar un efecto antioxidante, reafirmar  y hasta iluminar la piel.

Las formulaciones de los serums son variadas ya que podremos encontrar diferentes presentaciones, pues los hay desde regeneradores, nutritivos, equilibrantes y con efecto tensor entre otros.

El uso de los serums no remplaza ningún otro tipo de líquido o crema de belleza y por el contrario sirve de complemento a los diversos productos para el cuidado de la piel del rostro que existen.

La piel grasa es una de las que mayor provecho saca cuando inicia la aplicación del serums, aunque este por obvias razones no debe ser nutritivo, pues los resultados son más que positivos y ayudan a encontrar el equilibrio para no provocar más elaboración de grasa y colaborar con la lucha anti-edad.

Marcas de cosméticos como Guerlin, Essence, Dior, Lancome y Chanel son solo algunas de las firmas que disponen de este tipo de sueros faciales que por su alta concentración de principios activos genera inmediatamente un cambio drástico tanto en el rostro como en el cuello donde también es importante usarlos.

Aunque muchas personas se refieren a este tema como una moda, la verdad es que son una gran solución para los problemas que mencionamos anteriormente.

Add Comment