La historia del maquillaje

El origen del maquillaje se remonta al año 3100 antes de cristo, durante la primera dinastía egipcia. Ungüento, una sustancia utilizada para prevenir que la piel se seque debido al calor y para evitar las arrugas, fue ampliamente utilizado por personas de ambos sexos durante esa época. Las mujeres de Egipto eran conocidas por aplicar Kohl para dar un aspecto ahumado a los ojos. El antimonio u hollín se utilizaba generalmente para hacer el Kohl.

El uso de los cosméticos y maquillaje se encontró también entre los romanos. Se hizo popular aproximadamente a mediados del siglo primero después de cristo. El Kohl también fue utilizado por los romanos. Las mejillas se las decoraban con colorete. Te sorprenderías de saber que la gente de esa época tenía especial cuidado con sus dientes y piel. Para limpiar los dientes, los romanos utilizaban piedra pome.

Los tintes de henna fueron utilizados por las mujeres persas para oscurecer su cabello. La piel pálida se hizo muy popular durante el tiempo europeo. Muchas mujeres utilizaban sustancias nocivas para lograr un aspecto pálido, que a su vez maltrataba la piel, en gran medida. Durante la época del renacimiento de Italia, las mujeres empezaron a utilizar pintura con plomo con el fin de aligerar su piel, que de hecho resulto perjudicial.

Debido a los efectos negativos, el maquillaje fue criticado durante la época de Isabel I. Los cosméticos llegaron a ser vistos como una amenaza y la gente dejo de utilizarlos. A excepción de las prostitutas que utilizaban mucho maquillaje, la gente usualmente rehuían de ellas.

A los franceses les gustaba adornar sus labios con lápiz labial rojo, y llevaban colorete en las mejillas. Aunque antes era rechazado por otros países, con el tiempo, esta costumbre se fue adoptando en otras partes del mundo.

Mucha gente empezó a utilizar productos a base de hierbas para hacer cosméticos y maquillaje. Las hierbas, extractos vegetales, fresas, el brandy, y el agua de manantial se utilizo ampliamente. Desafortunadamente la tez pálida era considerada real y por lo tanto la mayoría de las mujeres trataban de lograr una piel pálida. El uso de blanqueadores y quita manchas resultaba fatal en ocasiones. Uno de los productos mas fatales eran los que utilizaban plomo, que no solo causaba daños a las células de la piel, si no también daba lugar a la perdida del cabello y problemas estomacales.

La ironía es que, a pesar de saber el daño que estaban causando a su cuerpo, las mujeres seguían utilizando cosméticos peligrosos para la cara, como belladona para los ojos incluso mercurio y acido nítrico. Sorprendentemente el alquitrán se utilizaba para teñir el cabello.

Incluso hoy en día mucha gente utiliza cosméticos nocivos, aunque afortunadamente el foco esta cambiando hacia productos más seguros.

Add Comment