Tipos de base de maquillaje

Para que tu maquillaje sea mucho más profesional y duradero, debe iniciar con una buena base de maquillaje, por esta razón es tan importante elegir una que se acomode a tus necesidades y sobretodo que te proporcione una textura uniforme, soporte para el resto de maquillaje y sobretodo que sea para tu tipo de piel.

La base de maquillaje te ayuda a ocultar las imperfecciones e impurezas del rostro, pero a pesar de proporcionarte esta ventaja el resultado debe ser lo más natural posible y para ello debes conocer tu tipo de piel ya que dependiendo de esto hay una base especial. Algunas bases son especiales para pieles secas, grasas y mixtas, pero si eliges una que no se acomoda a tu tipo de piel lograrás un efecto no deseado.

Las presentaciones más conocidas son las siguientes, toma nota y decide cual es la que puede ayudarte en el cuidado de la piel y en ocultar imperfecciones:

Base líquida

Este tipo de bases te proporcionan una cobertura media, son fáciles de aplicar ya que se extienden con suavidad con la ayuda de una esponjita o con la yema de los dedos, además de eso te proporcionan un acabado muy natural. Son ideales para pieles grasas y mixtas, por el mismo hecho de no ser tan cubrientes y permiten que la piel respire con más facilidad.

También la pueden utilizar personas con pieles maduras por su textura ligera y también porque no se depositan en las pequeñas arrugas y surcos del rostro.

Base en crema

Son ideales para pieles con imperfecciones o impurezas en el rostro, ya que ofrecen una cobertura perfecta, también la pueden utilizar personas con pieles normales y secas, porque su composición es más humectante. Pero debes tener cuidado de retirarlas muy bien en la noche ya que suelen tapar los poros, si tienes piel grasa no la uses ya que puede provocar acné y espinillas. Son fáciles de aplicar y pueden ser utilizadas también como corrector.

Base en polvo

Este tipo de bases son ideales para personas con pieles grasas o para utilizar en época de verano ya que no se corren y se oxidan en menos tiempo que el resto de bases. Tiene como ventaja retocarse con facilidad y puedes encontrar en el mercado polvos sueltos o compactos.

Ahora que ya conoces los tipos de base es hora que comiences a utilizar la que más se acomoda a tus necesidades, en el mercado también puedes encontrar algunas de ellas con protector solar y también a prueba de agua, pero debes tener en cuenta que estas tienen composición a base de ceras y aceites que pueden ser poco aconsejables para pieles sensibles.

También puedes encontrar cremas hidratantes con color que tienen una cobertura ligera y están indicadas para personas que tienen acné, además de esto es aconsejable que elijas fondos de maquillaje oil-free y en cualquier caso, cosméticos hipoalergénicos con agentes fotoprotectores.

Cuando vayas a aplicar la base de maquillaje tu piel debe estar perfectamente limpia e hidratada, por esta razón debes limpiar, tonificar y aplicar una crema humectante en tu piel antes de maquillarte, verás que dura mucho más tiempo y el acabado es profesional y natural. No te apliques demasiada cantidad, ya que podría resaltar las arrugas e imperfecciones del rostro.

Recuerda también que a la hora de elegir el tono de base de maquillaje que más te conviene, debes tomar en consideración el color natural de tu piel y elegir el que más se asemeje. Para conseguirlo, debes probar el maquillaje antes de comprarlo aplicando una pequeña cantidad de producto en la parte inferior de tus mejillas y observar el resultado a la luz natural.

Aplica la base del maquillaje efectuando pequeños golpecitos sobre el rostro. Solamente debes arrastrar la esponjita a la altura de la línea del nacimiento del pelo, la mandíbula y el contorno de nariz y ojos. En el caso de las bases en polvo, emplearemos una brocha de cerdas más bien rígidas y repartiremos el maquillaje de forma uniforme mediante suaves toques. Si nos excedemos, podemos usar la misma brocha para retirar parte del producto.

Add Comment